Un cuento personalizado.

Blog Valencia
Lunes, 23 Mayo, 2016

Iván, El muñeco futbolista.

Iván era un muñequito muy alegre.

LLevaba mucho tiempo metido en aquella caja de cartón.

Vestido siempre de futbolista y con un balón tan cerca de sus pies, que siempre soñaba con salir alguna vez de allí y poder jugar un gran partido.

Él no era de esos muñecos que tienen pilas ni interruptores, así es que tenía que esforzarse mucho cada día para conseguir moverse como si fuera un futbolista profesional.

Con eso se conformaba.

Como era tan bueno, un día le visitó su Hada y le dijo:

-Iván, puedes pedirme un deseo.

- ¿De verdad? ¿y puedo pedir lo que quiera?- dijo el muñeco muy nervioso.

- Vamos a intentarlo. ¿Cual es tu deseo Iván? - dijo entonces el Hada.

- Quiero que me pongas pilas y un interruptor para poder jugar al fútbol.

- ¡Ohh, cómo lo siento!. Las Hadas no tenemos ese tipo de poderes.

-No te preocupes Hadita, no pasa nada- dijo el muñeco un poco triste, pero conformándose.

-Ese tipo de poderes no lo tenemos las Hadas, pero tenemos otros.

¡Vas a poder jugar al fútbol! Sin botones y sin interruptor. Desde hoy vas a dejar de ser un muñeco. Serás un niño de carne y hueso y como todos los niños podrás jugar a lo que quieras.

- ¡¡Bienn!. ¡Quiero jugar al fútbol! - gritó Iván.

Así es que el Hada buena tocó a Iván con su varita mágica y en ese instante se convirtió en un niño de carne y hueso.

- ¡Allá voy!!

Se lanzó rápidamente al campo de fútbol.

 

 

 

El niño lo estaba pasando genial. Su sueño se había hecho realidad. Entonces vió cómo el Hada se marchaba y quiso dedicarle antes un magnífico gol.

F I N